Historia de EXPAUMI

HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN EXPAUMI

 

  Quince Años en EXPAUMI con la prevención de Problemas de Salud, Entrenando a Salvar Vidas y en Colaboración Expacientes, Familiares y Profesionales.

INTRODUCCIÓN.

    Los profesionales sanitarios dedicamos la mayoría de nuestro tiempo a trabajo asistencial, bien en el ámbito de la comunidad o bien en el hospitalario. Sin embargo, somos conscientes que este trabajo que en ocasiones conlleva una medicina paliativa y no resolutiva por la cronicidad de los problemas de salud que padecen los pacientes, debe complementarse con actividades de prevención que se basan en dedicar más tiempo de nuestra actividad a la información, tanto al paciente como a sus familiares.

  El ejercicio de la medicina intensiva conlleva la utilización de recursos de alto coste y siempre en la punta del iceberg, cuando todo el esfuerzo es a veces incapaz de poder salvar la vida del paciente.

  Con la asociación de EXPAUMI hemos sido afortunados en encontrar un medio de compensar este ejercicio profesional excesivamente hipertrofiado en la asistencia y con escaso desarrollo en la prevención de problemas de salud. Tenemos pendiente la prevención de accidentes en jóvenes a nivel de tráfico y de abuso de drogas, tanto de alcohol como de cocaína, el insistir en un estilo de vida saludable desde la infancia y el difundir las medidas de soporte vital básico a nivel de la población en general y de colectivos específicos: adolescentes, profesionales comunitarios y sociales.

  El Estudio DRECA 1 y 2, realizados en 1992 y 2007 (con quince años de diferencia) basado en la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular en población andaluza de 20 a 75 años, muestra que la tendencia de estos factores es aumentar en porcentaje, de tal forma que la obesidad sube al doble del 18 al 30%, la hipertensión arterial del 18 al 28%, la diabetes del 4 al 10%, la dislipemia o colesterol elevado tiende a ascender manteniéndose en el 45%, solo el tabaquismo desciende del 44 al 31%.

  Es importante continuar con la incorporación de las tareas de prevención en nuestro trabajo diario, dedicando más tiempo a la información educativa tanto al paciente como a su familia y participando en actividades de asociaciones de expacientes como EXPAUMI.

I.I LOS ACCIDENTES.

   Los accidentes de tráfico principalmente entre la población joven, constituyen un problema de salud pública de gran magnitud. De hecho, representan la principal causa de mortalidad entre personas con edades comprendidas entre los 5 y los 29 años. La mitad de las víctimas en la carretera suelen ser jóvenes y adolescentes, grupos de población en los que confluyen factores de riesgo añadidos como la inexperiencia al volante o el consumo de alcohol y drogas durante los fines de semana. La gravedad de esta situación también se refleja en la importancia de las secuelas que los accidentes llegan a ocasionar. El 40 por ciento de las minusvalías que se producen en España están causadas por estos accidentes, que constituyen la primera causa de lesión medular como consecuencia de un traumatismo y también de incapacidad laboral entre la población joven. Se calcula que cada año aparecen 500 nuevos casos de paraplejia en España por traumatismo de tráfico y el 75 por ciento de éstos se producen entre jóvenes. En cada accidente de tráfico suelen confluir diversas circunstancias que determinan la aparición del percance, entre estos factores humanos, el consumo de alcohol ocupa un lugar predominante. El abuso de bebidas alcohólicas está implicado en el 30-50 por ciento de los accidentes mortales, en el 15-35 por ciento de accidentes con heridos graves y en el 10 por ciento de los accidentes sin víctimas. Cada accidente mortal de tráfico en España tiene un coste aproximado de 860.000 euros y la de un herido 10.400 euros, incluyendo los gastos hospitalarios, extra hospitalarios, las gestiones de las compañías de seguros, la pérdida bruta de riqueza y la valoración del sufrimiento. Si bien la tendencia es a disminuir, por los efectos de la Campaña de la Dirección General de Tráfico, en los cinco primeros meses del año 2008 se han registrado 770 accidentes de tráfico en las carreteras españolas que han ocasionado 870 muertos, 445 heridos graves y 337 heridos leves. Se han producido 193 accidentes menos (-20%) y 209 muertos menos (-19,4%).

  En Málaga capital, según cifras de la policía local, el número de accidentes ha diminuido de de 6.362 en 2008 a 5.600 en 2010, así como el número de heridos, de 3.489 en 2008 a 3.236 en 2010, de los cuales 99 fueron graves y 11 fallecidos. Las edades más implicadas en los accidentes como peatón son los dos extremos de la vida los niños y los ancianos, y como conductor los adultos. La ingesta de bebida en la conducción sigue teniendo un importante papel ya que en 184 accidentes acaecidos en 2010 fue positivo en índice en el 84% de los casos. Un estudio reciente ha revelado que el 50 por ciento de los pacientes menores de 40 años ingresados en una UCI por accidente de tráfico había consumido drogas.

  Los ahogamientos es otra realidad de nuestro entorno. Las víctimas más frecuentes son sobre todo niños y adultos jóvenes, y casi un 80% son varones. La incidencia máxima se produce durante los meses cálidos. Así mismo, se da con mayor frecuencia en aguas no vigiladas que en las vigiladas Dicha incidencia no ha demostrado una tendencia clara a disminuir, sino por el contrario, el aumento del número de piscinas, sobre todo privadas, el abuso del alcohol y drogas en la adolescencia y el aumento en la práctica de deportes acuáticos ha incrementado su frecuencia en muchos países, entre ellos España.

I.II  LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR.

   La enfermedad coronaria puede presentarse como un infarto, una angina de pecho o muerte súbita, en un tercio de los casos el primer síntoma de la enfermedad coronaria es el paro cardiaco. En la actualidad la mayoría de las muertes por esta enfermedad, más de la mitad ocurre fuera del hospital. Además ocho de cada diez paros cardiacos son debidos a enfermedad coronaria. Estas paradas cardiacas ocurre en la mayoría de las veces en personas con problemas de corazón, hayan sido diagnosticados previamente o no, sigan o no algún tipo de tratamiento y, en un 30% de ellos existen antecedentes de cardiopatía coronaría o bien son pacientes con varios factores de riesgo coronarios presentes, 40% con dos factores de riesgo cardiovascular.

I.III LA CADENA DE SUPERVIVENCIA.

  Las acciones que conectan a la víctima de una parada cardiaca súbita con su supervivencia se denominan Cadena de Supervivencia. Estas acciones incluyen el Reconocimiento Precoz de la Situación de Urgencia y Activación de los Servicios de Emergencia (primer eslabón), Resucitación Cardiopulmonar Precoz (segundo eslabón), Desfibrilación Precoz (tercer eslabón) y Soporte Vital Avanzado. El tratamiento óptimo de la parada cardiaca es que los que se encuentran junto a la víctima le practiquen una RCP (masaje cardíaco combinado con ventilación boca a boca), además de una desfibrilación eléctrica. El mecanismo predominante de la parada cardiaca en víctimas de traumatismos, sobredosis de drogas o ahogamiento, así como en muchos niños es la asfixia; la ventilación boca a boca tiene una importancia capital para la Resucitación de este tipo de víctimas.

  A lo largo de ese lapso de tiempo, la supervivencia de la víctima depende de que los que la rodean inicien rápidamente los primeros dos eslabones de la Cadena de Supervivencia. Las víctimas de parada cardiaca necesitan una RCP precoz, que les aporte un pequeño flujo de sangre al corazón y al cerebro, de capital importancia en esos momentos.

II.I APRENDER A FORTALECER Y A CONTINUAR EN LA CADENA DE LA VIDA.

  EXPAUMI a través de proyectos que mantiene a lo largo del año permite fortalecer la cadena de la vida fomentando talleres de formación y de adquisición de habilidades, para detectar precozmente los signos de alerta del ataque al corazón (infarto o angina) y de otros problemas de salud graves, dirigido a familiares y pacientes que han estado ingresados en la Unidad de Medicina Intensiva recientemente, a cuidadores de pacientes crónicos, profesionales comunitarios de apoyo social o lúdico (actividades deportivas,…) y a ciudadanos integrados en colectivos sociales (asociaciones). Asimismo ha realizado seminarios en la facultad de psicología donde de forma interactiva los jóvenes universitarios han presenciado simulacros sobre el efecto de cocaína y alcohol a nivel de los trastornos de la personalidad y sobre la salud. Por último en escenarios lúdicos como la playa durante el verano y de forma interactiva a lo largo de los últimos años ha realizado simulacros de prevención en ataque cardiaco, atragantamiento y ahogamiento.

II.II CERCA DE 2.000 FAMILIARES DE PACIENTES DEL SERVICIO DE MEDICINA INTENSIVA DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO VIRGEN DE LA VICTORIA HAN RECIBIDO FORMACIÓN A TRAVÉS DE 83 TALLERES.

  Durante el periodo de 1998 a 2010 se diseñó una cartera asistencial en el Servicio de Críticos y Urgencias con el apoyo de EXPAUMI, para los pacientes y familiares ingresados que incluye evaluación de riesgo social (soledad, económico y discapacidad), apoyo psicológico, educación sobre el control de los Factores de Riesgo Cardiovascular (FRCV) y fomento del conocimiento y habilidades en Resucitación Cardio – Pulmonar Básica (incluyendo la activación precoz del Sistema de Emergencia ante un dolor torácico coronario u otro evento de salud grave). Se introduce una evaluación sobre el conocimiento teórico y práctico y de la metodología utilizada. Ochenta y tres talleres se han desarrollado durante este periodo, siendo 1830 los familiares entrenados. La edad de los familiares, que han asistido a estos talleres a lo largo de este periodo, ha permanecido estable en 39 años de media, el nivel medio de la puntuación de conocimiento antes del taller permanece estable si bien después del mismo ha aumentado de forma significativa en los últimos años al mejorar el nivel de estudios de forma paralela. Destaca mayor participación de la mujer en el núcleo familiar como cuidadora del paciente crónico.

II.III DOS MIL TRESCIENTOS CIUDADANOS Y CUIDADORES DE PACIENTES FORMADOS EN LOS NOVENTA TALLERES DE SOPORTE VITAL BÁSICO Y ACTIVIDADES PREVENTIVAS EN SALUD EN LOS DIEZ DISTRITOS MUNICIPALES DE MÁLAGA CAPITAL.

  La puesta en marcha de este proyecto, ha conllevado la formación metodológica uniformada de los profesores y monitores profesionales de salud, tanto a nivel de los contenidos de Soporte Vital Básico (SVB) como de las actividades de prevención. En los meses de marzo a mayo de 2003 a 2011 se han ofertado estos Cursos-Talleres, dirigidos a trabajadores comunitarios (auxiliar de domicilio, animador social, trabajador social, voluntariado de ONG, sanitarios y directivos) y cuidadores de pacientes crónicos de los distritos municipales con la colaboración de los distritos de salud de Málaga capital. Los contenidos básicos de formación a impartir y la metodología de realización del curso se han desarrollado de una forma específica a través de un módulo teórico, de prácticas y de evaluación. Con 5 horas de duración y el lema: “Aprender a Fortalecer y a Continuar en la Cadena de la Vida” se inciden en los factores de riesgo relacionados con las causas de mortalidad más prevalentes: cardiovascular, accidentes y cáncer, y en el conocimiento sobre el grado de severidad y la actuación en situaciones de riesgo vital: atragantamientos, lipotimias, quemaduras e inhalaciones de humo, intoxicaciones, accidentes vasculares agudos, convulsiones, descompensaciones diabéticas, síndrome coronario agudo, electrocución, ahogamiento, accidentes: heridas, caídas deportivas y de tráfico.

  Cuarenta profesionales que son monitores y/o Instructores de RCP de diferentes niveles asistenciales participan como profesores: Atención Primaria, 061, Urgencias y Cuidados Críticos Hospitalarios (UCCH) han formado un total de 2300 alumnos, con una edad media de 41 años y un porcentaje entre ama de casa y trabajadores comunitarios (trabajadores sociales, auxiliares de domicilio, animadores sociales, monitores deportivos,…) superior al 50%. Los resultados muestran una mejoría importante en los resultados obtenidos, triplicando el nivel previo de conocimientos y habilidades tras el taller.

II.IV MÁS DE SEIS MIL CIUDADANOS HAN ASISTIDO A SIMULACROS SOBRE PROBLEMAS DE SALUD Y EMERGENCIAS EN LAS PLAYAS DE MÁLAGA CAPITAL.

  En la época estival es frecuente la atención por parte de los Servicios de Emergencias el atender a personas que han sufrido accidentes relacionados con baños en el mar o en piscinas.

  Se realizan escenas sobre emergencias frecuentes: ataque al corazón, ahogamiento y atragantamiento en escenarios de playa, se difunde la forma de prevenirla (enfermedad cardiovascular, accidentes, cáncer, estilo de vida saludable) y se incide con mensajes concretos: “Salvar vidas es fácil”, “Si nadas respeta dos horas al menos de digestión”, “Cuida tu corazón desde joven: no fumes”, “Siempre el casco abrochado para montar en moto”, “Lánzate al agua con precaución”, “Diversión sana sin consumir pastillas”, “Apúntate al Curso de Cómo Salvar una Vida en tu Distrito Municipal”.

  En los simulacros se invita a la población a implicarse en la formación para salvar vidas y en la importancia del auto cuidado respecto la salud: “Apúntate al Curso de Cómo Salvar una Vida en tu Distrito”. A los ciudadanos asistentes de forma interactiva y participativa aprenden los dos primeros eslabones de la cadena de la vida, y como a través de los distritos de la capital y de EXPAUMI pueden recibir estas enseñanzas gratis durante la primavera de cada año.

  Un total de 5400 personas han asistido a los tres simulacros de emergencias (ataque cardiaco agudo, ahogamiento en el mar y atragantamiento) realizados en los cuatro escenarios de las Playas de La Misericordia, La Malagueta, El Palo y Guadalmar durante los veranos del 2003 a 2011 se han desarrollado un total de 102 simulacros.

  Se realizaron 823 entrevistas directas para evaluar el impacto de la experiencia. Los asistentes tenían una edad media de 40 años sin diferencias entre los diferentes escenarios, con distribución similar a nivel de género, un 58% del total eran mujeres. El 75% de los entrevistados se apuntaron a recibir cursos de Soporte Vital Básico (SVB). Todos los asistentes apreciaron la experiencia como interesante, entretenida y con mensajes claros. Un 23% de los asistentes eran no residentes en Málaga.

II.V TRESCIENTOS JÓVENES HAN ASISTIDO A SIMULACROS DE ACCIDENTES Y USO DE SUSTANCIAS TÓXICAS EN LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA.

  En las áreas urbanas esta generalizado de forma masificada, y como un factor imprescindible en el tiempo de ocio, el uso del alcohol entre los jóvenes adolescentes durante los fines de semana. Durante el otoño de 2006, 2007 y 2008 nueve simulacros, con el apoyo del grupo de teatro de EXPAUMI, de dos situaciones diferentes, cocaína y personalidad psicopática y alcohol y accidentabilidad, se desarrollaron en el hall de la Facultad de Psicología el primer año y como actividad docente o seminario en el Departamento de Psicobiología. Trescientos jóvenes asistieron a los eventos donde se fomentaron mensajes como la diversión sin alcohol e incompatible con actividades deportivas, y las consecuencias del abuso del alcohol y otras drogas en la personalidad de las personas. De forma interactiva participaron en el debate profesionales de Medicina Intensiva y de Psiquiatría del Hospital Universitario Virgen de la Victoria.

III. RESUMEN.

   El abanico de la prevención se abre a todas las edades, los profesionales debemos incorporar este hábito de información y prevención en nuestros actos asistenciales diarios, orientados tanto al paciente como a su familia. Estas oportunidades se pueden desarrollar en los diferentes niveles asistenciales, cuando contacta el usuario con el sistema sanitario en Atención Primaria hasta la actuación en domicilio por parte de los Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU), Emergencias (061) o en los centros hospitalarios (urgencias, cuidados críticos o UCI y plantas de hospitalización).

  La posibilidad de proyectarnos a la comunidad, a través de asociaciones de expacientes, hacia profesionales comunitarios o cuidadores de pacientes crónicos es multiplicar por cien los recursos disponibles, porque fomentaremos un ciudadano responsable tanto en la demanda más adecuada (cuando y qué) de los recursos disponibles, como en realizar inversión a nivel personal con el auto cuidado.

     Todas las iniciativas intersectoriales e interinstitucionales son necesarias para fomentar una cultura de coordinación en esfuerzo y en recursos, sobre todo cuando es la calidad de vida y la supervivencia de los ciudadanos lo que esta en el centro de la cuestión. Haremos que las puntas de icebergs o problemas de salud críticos serán menos vulnerables y con mayor nivel de reinserción social integral, por la menor incidencia de enfermedades subyacentes por estilos de vida más saludables.


Articulo escrito por los Dres. Mª Victoria de la Torre y Ángel García Alcantara

Servicio de Críticos y Urgencias del Hospital Universitario Virgen de la Victoria y EXPAUMI.

Boletín Expaumi nº 20
Depósito Legal: MA-1.897-07
ISBN-10:84-695-3071-2

ISBN-13:978-84-695-3071-9