Visitadores-Voluntarios en la UVI deI Hospital Clinico Virgen de la Victoria

LOS MENSAJEROS SOLIDARIOS DE LA SALUD

 

  Entre las camillas con pacientes rodeados de tubos y cables, y los pasillos cubiertos de médicos, enfermeros y familiares angustiados, aparecen rostros solidarios que se dirigen a apoyar, animar y dar aliento a los enfermos que más lo necesitan. Los voluntarios de la Asociación de Ex Pacientes de la Unidad de Medicina Intensiva (Expaumi) recorren de lunes a viernes el Hospital Clínico Virgen de la Victoria para ofrecer apoyo humano, psicológico y fortalecer las ganas de vivir de aquellas personas que acaban de sufrir un infarto, tienen problemas de corazón o han logrado salir de un coma. Son una especie de médicos que asesoran a los enfermos sobre cómo superar la dolencia.

 

 El denominador común de los visitadores de Expaumi es que todos han sufrido un ataque al corazón o tienen enfermedades coronarias, la principal causa de muerte y de incapacidad entre la población española. Por ello, cada mañana acuden al Hospital Clínico con el objetivo de transmitirles ánimos de quiénes ya pasaron por la misma experiencia, acompañarles en los momentos más difíciles de sus vidas, de mayor soledad y preocupación, así como orientar a sus familiares, que pasan horas angustiosas y desesperantes.

 

  Uno de esos visitadores es Manuel Ortega, de 66 años. Cuando tenía 56 años sufrió un primer infarto y varias anginas de pecho, y hace tan sólo cuatro meses otro ataque al corazón estuvo a punto de costarle la vida. Él conoce de primera mano los problemas y consecuencias de esta enfermedad, pero Manuel no desiste en su empeño de seguir visitando a los enfermos que padecen del corazón.

 

   En todos estos años como voluntario se ha encontrado con cientos de pacientes e historias, y aseguró que esta labor «es muy gratificante». «Para nosotros también es una buena terapia ya que comprobamos que somos personas útiles después de padecer esta enfermedad. Cuando uno sufre infartos y problemas cardiológicos lo primero que piensa es que ya no sirve para nada, se siente un inútil y el mundo se te viene encima. Nuestra misión es levantar el ánimo a estas personas utilizando como herramienta nuestras propias experiencias», destacó.

 

  Además de compartir la misma dolencia, entre estos voluntarios y los ingresados en la UCI del Hospital Clínico se crean lazos de solidaridad, amistad y también de secretos. A pie de cama escuchan y atienden las preocupaciones de los enfermos. Junto a Manuel se encuentra Rafael García, de 43 años, el más joven de los visitadores de Expaumi. Hace dos años sufrió varios infartos, y ha padecido varias anginas de pecho. Tiene dos hijos pequeños, era electricista y ahora está jubilado. Tras el ataque al corazón que soportó, entró en una gran depresión, todo lo veía de color negro hasta que conoció a los mensajeros de salud de Expaumi. «Me di cuenta que hay que aprovechar esta segunda oportunidad que te ofrece la vida, y por ello ahora intento hacer lo mismo con las personas que comparten nuestra experiencia», indicó.

 

   Durante la elaboración de este reportaje, afortunadamente no había ningún ingresado por problemas cardíacos, pero a ellos les da igual, ya que también visitan a pacientes con enfermedades respiratorias, neurológicas o de cualquier otro tipo de patología.

 

   Según explicó la jefa de Servicio de Medicina Intensiva, María Victoria de la Torre, «la labor que realizan estos voluntarios es fundamental para el hospital, ya que además de levantar la moral y las ganas de seguir luchando a los pacientes, ahorran tiempo a los médicos. La mejor medicina que le podemos dar es el calor humano de aquellas personas que han pasado por el mismo sufrimiento».

 

   Esta asociación, que se creó en 1996, cuenta con 12 visitadores que trabajan a diario en la UCI del centro explicando a los enfermos y familiares que un infarto no es el final de nada, sino una segunda oportunidad, y les orientan sobre cuáles son los cambios de hábitos y de estilos de vida que deben asumir para prevenir posibles recaídas.

 

   Por otro lado, la asociación también organiza talleres de formación hacia actuaciones en situaciones de emergencia, cursos de Reanimación Cardio-Pulmonar y de soporte vital básico para familiares de infartados y la ciudadanía. Expaumi también desarrolla charlas sobre salud en las que cada mes un profesional de la medicina diserta sobre un tema de interés y de actualidad.

 

  Articulo Escrito por Jesús Ortiz García

Periodico el Mundo Publicado el 4 de Mayo del 2.009