Disfunción Eréctil

DISFUNCIÓN ERÉCTIL

ANATOMÍA PENEANA

El pene está formado por tres estructuras cilíndricas, dos cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso que contiene la uretra; los tres rodeados por el tejido celular subcutáneo laxo y la piel.
 

  Los cuerpos cavernosos sostienen el cuerpo esponjoso y el glande; a su vez están rodeados por la túnica albugínea cuya misión es contener y proteger el tejido eréctil, promover la rigidez de los cuerpos cavernosos y colaborar en el mecanismo venooclusivo. La erección se produce cuando los cuerpos cavernosos, a modo de esponja, se llenan de sangre que les llega por las arterias.
 

  El cuerpo esponjoso presiona y contrae la uretra para permitir la expulsión violenta del semen junto con el músculo bulbocavernoso.

  El glande actúa como amortiguador reduciendo el impacto del pene sobre los órganos femeninos, aporta información sensitiva para facilitar la erección y aumentar el placer y facilita la introducción peneana gracias a su forma cónica.

¿CÓMO SE PRODUCE LA ERECCIÓN?

Cuando el hombre experimenta una excitación sexual, ya sea de tipo mental o física, en el cerebro se estimulan determinadas áreas y desde aquí se coordinan y mandan las instrucciones necesarias, que transportadas por los nervios permiten al final la liberación de sustancias a nivel peneano necesarias para que se produzca la erección.

  El tejido eréctil del pene (concretamente, la musculatura lisa de los cuerpos cavernosos y de las paredes de las arterias y arteriolas) tiene un papel esencial en la erección.
 

  Durante la estimulación sexual se produce la liberación de neurotransmisores, y éstos, actuando sobre las terminaciones nerviosas del tejido cavernoso, producen la relajación de los músculos lisos del pene y los siguientes fenómenos:

1) Dilatación de arterias helicinas.

2) Aumento de la sangre que entra en las sinusoides distendidos.

3) Compresión del plexo venoso situado entre la túnica albugínea y los sinusoides periféricos, lo que disminuye el retorno venoso.

4) Erección como consecuencia del aporte de sangre arterial y el descenso del retorno venoso.

 BASES BIOQUÍMICAS DE LA ERECCIÓN

 

   La contracción y relajación de las fibras musculares lisas está regulada por el calcio libre del citosol (sarcoplásmico). La noradrenalina liberada por las terminaciones nerviosas, las endotelinas y prostaglandinas liberadas por el endotelio activan receptores de las células musculares lisas, dando lugar a la liberación del calcio intracelular, y a la apertura de los canales del calcio situados en la membrana de la célula muscular lisa lo que permite la entrada de calcio del espacio extracelular. El aumento de los niveles de calcio permite la activación de la miosina provocando el entrecruzamiento cíclico entre actina y miosina generando la fuerza contráctil.

   La relajación muscular se produce tras el descenso del calcio libre en el sarcoplasma. Los segundos mensajeros intracelulares que sirven de mediadores de la relajación muscular (AMPc y GMPc) activan sus correspondientes cinasas y éstas causan la apertura de canales de potasio, el cierre de canales del calcio con el consiguiente descenso del calcio intracelular y la relajación del músculo liso. Este mecanismo está vehiculizado por la liberación en las terminaciones no adrenérgicas no colinérgicas (nervio cavernoso) y las células endoteliales de Óxido Nítrico.

¿QUÉ ES LA DISFUNCION ERÉCTIL?

 

   La Disfunción Eréctil (DE) se define como la incapacidad de obtener y/o mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria.

  No hay que confundirla con otros problemas del ámbito sexual como la eyaculación precoz, la falta de orgasmo, el priapismo etc., aunque en ocasiones puedan coexistir.

¿ES FRECUENTE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

  Es un problema común en los hombres. La prevalencia estimada de disfunción eréctil para el año 2025 es de 322 millones de varones en todo el mundo. Este incremento de la prevalencia se producirá principalmente en países en desarrollo y en relación con el envejecimiento de la población mundial.

  En el Massachusetts Male Aging Study la prevalencia de disfunción eréctil fue 52.0 % ± 1.3; aumentando su incidencia y gravedad con la edad (Los varones de más de 70 años tienen una probabilidad de DE tres veces superior a los varones de 40 años). Cuando se ajustaba a la edad la prevalencia de disfunción eréctil severa se relacionaba con procesos médicos específicos especialmente patología cardiovascular. En un estudio semejante realizado en España la prevalencia se acercó al 19%, confirmándose los resultados del estudio anterior con respecto a la edad.

DISFUNCION ERÉCTIL Y ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

 

  La prevalencia inicial en pacientes con enfermedad coronaria establecida se situaba alrededor del 75%. Actualmente es del 40% en pacientes de 50 años y enfermedad coronaria establecida, aumentando al 64% después de un infarto de miocardio o cirugía de revascularización coronaria.

  Su implicación en la salud incluye su impacto sobre la calidad de vida y un papel creciente como predictor de patología cardiaca subyacentes.

 

  La disfunción eréctil se ha considerado por algunos autores como un “centinela del corazón”, ya que en algunos estudios los síntomas de disfunción eréctil pueden preceder a la enfermedad coronaria hasta en tres años, es decir se padece primero de disfunción eréctil y después sobreviene un infarto.

 

  Este vínculo entre disfunción eréctil y enfermedad cardiovascular se basa en fenómenos que comparten ambos procesos.

 

  En primer lugar los factores de riesgo para ambos son comunes (Herencia, diabetes, hipertensión, dislipemia, obesidad, síndrome metabólico, etc.) y en segundo lugar dado el carácter difuso de la arteriosclerosis y por el menor diámetro de las arterias peneanas éstas se obstruyen antes que las coronarias apareciendo primero la disfunción eréctil.

CAUSAS DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL

 

   La disfunción eréctil tiene una etiología orgánica en el 80% de los casos y psicógena en el resto. En los pacientes con cardiopatía la etiología es mixta, tanto orgánica (Arteriosclerosis) como psicógena (Miedo a un nuevo infarto, depresión, toma de fármacos).

¿COMO SE DIAGNOSTICA LA DISFUNCIÓN ERECTIL?

  El diagnóstico de la disfunción eréctil se hace mediante la realización de una historia médica y psicosexual, exploración física dirigida y estudios analíticos generales y específicos.

  Además en el paciente cardiópata se necesita una valoración del riesgo cardiaco, para evaluar su tolerancia al ejercicio antes de iniciar relaciones sexuales y de comenzar con tratamiento específico.

¿CÓMO TRATAMOS LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

  El tratamiento de la disfunción eréctil tiene como finalidad curar al paciente adoptando un abordaje global. En este abordaje global están implicadas medidas básicas y comunes así como el tratamiento etiológico y sintomático.

  Dentro de las medidas básicas podemos incluir: cursos de rehabilitación cardiaca, cambios en hábitos de vida etc.

 

  El tratamiento etiológico engloba terapia psicosexual, cirugía revascularizadora y tratamiento hormonal.

  El tratamiento sintomático es un tratamiento escalonado donde el primer escalón lo ocupan los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (Viagra, Levitra, Cialis); el segundo escalón está representado por la terapia intracavernosa y el tercero por las prótesis de pene.

PREGUNTAS SOBRE RELACIONES SEXUALES Y EL TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN PACIENTES CON ENFERMEDAD CORONARIA.

¿Pueden mantener relaciones sexuales los pacientes que han sufrido un infarto?

  Sí La mayoría de los pacientes que han sufrido un infarto podrán reanudar su vida sexual tras la fase aguda.

¿Hay más riesgo de infarto al reiniciar las relaciones sexuales?

  Sí, pero es mínimo, inferior al de la población sin infarto que lleva una vida sedentaria). Este pequeño aumento del riesgo de infarto está en relación con la demanda de ejercicio físico que una relación sexual requiere, por lo que se podría decir “físicamente capaz, sexualmente capaz”.

¿De qué depende que se puedan iniciar las relaciones sexuales?

  Depende de la evaluación del riesgo coronario realizada por el cardiólogo, de tal manera que los pacientes de bajo riesgo (Buena tolerancia al ejercicio “caminar en llano 1,6 Km en 20 minutos sin angina”, lo que equivale al requerimiento energético de 4 METS necesario para una relación sexual con la “pareja estable”. Estar asintomático con menos de tres factores de riesgo de enfermedad coronaria. Angor estable de leve a moderado. Tensión arterial controlada. Revascularización coronaria exitosa. Pasados de 3 a 6 meses del infarto. Enfermedad valvular moderada. Fracaso cardiaco congestivo grado I).

¿En caso de disfunción eréctil puedo tomar tratamiento con fármacos vasoactivos (Viagra, Levitra, Cialis?

 , siempre y cuando no tenga:

-        Alergias al fármaco.

-        Sea un paciente de bajo riesgo.

-        No esté en tratamiento activo con nitratos orales o en parches ¡¡¡COTRAINDICACIÓN ABSOLUTA¡¡¡.

-        El tratamiento conjunto con alfa bloqueantes (Fármacos utilizados para la próstata) no está contraindicado pero hay que separar las tomas para evitar bajadas de tensión.

 

  El consumo de este tipo de fármacos no se asocia con mayor tasa de infarto cuando lo comparamos con la población general de la misma edad.

¿Sí utilizo nitratos o no respondo a fármacos vasoactivos ¿qué puedo hacer?

  Si reúne los criterios de bajo riesgo coronario puede optar en primer lugar por las inyecciones intracavernosas en pene (Caverjet) y en segundo lugar por las prótesis de pene.

 

¡¡¡SIEMPRE QUE TENGA DUDAS ANTES DE INICIAR O SUSPENDER UN TRATAMIENTO CONSULTE A SU MÉDICO¡¡¡

CONCLUSIONES

 

  Como conclusiones podemos decir que la disfunción eréctil es frecuente en pacientes con enfermedad coronaria, que comparten factores de riesgo y causas, que podría utilizarse como predictor de enfermedad coronaria y que actualmente tiene tratamiento.

   Articulo Escrito por el Dr. Antonio Quiñonero Díaz
Médico Adjunto del Servico Urología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.

Boletín Expaumi nº 20
Depósito Legal: MA-1.897-07
ISBN-10:84-695-3071-2

ISBN-13:978-84-695-3071-9

back-volver